11 abr. 2011

LA IMPORTANCIA SOCIAL DE LA IDENTIDAD DIGITAL: CONCLUSIONES

El progreso de las tecnologías de la información y la comunicación en la sociedad del conocimiento ha dado lugar al desarrollo de las redes sociales en Internet. Las redes sociales en sí no son algo actual, ya que es algo que, analógicamente, ha existido durante toda la historia debido a la esencia social del ser humano. Las personas necesitamos comunicar y lo hacemos con las personas con las que estamos en contacto, creando así las redes sociales.

La presencia cada día más importante de Internet en nuestras vidas nos obliga, no sólo a utilizar la red, sino a estar y ser en ella. Al igual que desarrollamos una identidad personal y social siendo en la sociedad, desarrollamos una identidad digital cuando somos en la red. Esa identidad es distribuida y se alimenta de las identidades que tenemos en diferentes sites o redes sociales: es inseparable al uso de la red.
Nuestra presencia en Internet es cada día más importante: nos comunicamos por medio de la red, nos formamos online, compramos vía Internet, miramos nuestros movimientos bancarios, planeamos nuestros viajes, leemos el periódico, miramos y comentamos blogs, vemos y compartimos videos y fotos… Utilizamos la red; pero, ante todo, estamos y somos en Internet. La sociedad está en la red.

Esta afirmación tiene una clara implicación: si no estamos en la red, no somos parte de la sociedad. A decir verdad, la afirmación no tiene por qué ser tan tajante; pero, si indagamos sobre ello, en gran medida, es así. Muchas de las actividades que hacemos en nuestra vida están presentes en la red: desde el trabajo hasta el ocio. Debido a este hecho, la identidad digital adquiere mucha importancia. No tanto por su importancia como identidad personal, sino por su importancia social. Si consideramos la identidad digital como la extrapolación de la  identidad social en la red, estamos hablando de nuestra tarjeta personal en el ciberespacio. Mediante ella nos presentamos, conocemos a personas, nos conocen… en definitiva, nuestra identidad digital hace que estemos vivos en la red.

La presencia de Internet en nuestras vidas es innegable; nuestra presencia en la red es ineludible; por lo tanto, la identidad digital es la llave de la sociabilidad en Internet. Sin ella, no somos en la red y, por lo tanto, quedamos excluidos. Si, como dice Castells, “Internet es la sociedad” (Castells, 2001: 13), es innegable admitir la importancia social de la identidad digital. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario