18 may. 2016

¿QUÉ SIGNIFICA SER UN CIUDADANO CULTO Y AUTÓNOMO EN LA SOCIEDAD DIGITAL?

En la primera semana del MOOC Enseñar y Evaluar la Compentecia Digital nos han pedido que escribamos sobre el debate ¿Qué significa ser un ciudadano culto y autónomo en la sociedad digital?. Era una tarea para la primera semana, pero he querido que los posos del Homo Digitalis asienten. También he querido aprovechar que el viernes pasado tuve el placer de escuchar a Ángel Luis Pérez Gómez en la jornada de Innovación en la Educación de Mondragon Unibertsitatea. Pensé que sería una buena idea dejar esta reflexión para incorporar ideas de la jornada.

¿Qué signica ser un ciudadano culto y autónomo? Para mí signica ser una persona que sabe aprender, es decir, que ha desarrollado la capacidad de aprender a aprender. Creo que es la base para no ser analfabeto/a en la sociedad actual. No estamos en la cultura de transmitir, sino en la cultura de crear. Hoy en día, más que nunca, las teorías constructivista que Manuel Area indica en el vídeo están vivas. Por lo tanto, ser un ciudadano culto y autónomo es sinónimo de ser creador de conocimiento: una persona que es consciente de que el aprendizaje es un proceso a lo largo de toda la vida y pone en marcha estrategias y herramientas para favorecerlo. 

En su ponencia, Ángel Luis Pérez nos explicó cuáles son, desde su punto de vista, las claves para una cultura pedagógica para la sociedad digital. Según explicó, hay tres fundamentos a tener en cuenta:
  • Las características de la sociedad de la información: el gran volumen de información que movemos hoy en día y nuestra actitud ante ello. Ya no tenemos que recordar todo.
  • Entender el aprendizaje como una construcción de conocimiento: dejar a un lado el modelo transmisivo para empoderar a las personas y hacerles protagonistas de su propio aprendizaje, formentando también su autonomía.
  • Tener en cuenta los avances de la neurociencia cognitiva: si tenemos en cuenta la plasticidad del cerebro, seremos capaces de entender que los procesos de aprendizaje tienen un componente físico que no podemos dejar a un lado.
Con estos fundamentos, Ángel Luis nos puso sobre la mesa tres objetivos que debería perseguir la educación para formar ciudadanos cultos y autónomos: desarrollar la mente crítica y creativa, la mente solidaria y la mente autónoma. Creo que aquí es donde encaja el Homo Digitalis con su verdadera esencia: ¿para qué desarrollar todas las competencias mencionadas? Para que los/as ciudadanos/as del futuros sean:


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario